Domingo 22 – 01 -17 3º TO/A

Textos: Is 9, 1-4; 1Cor 1,10-13 y 17; Mt 4, 12-23

El evangelio presenta el comienzo de la vida pública de Jesús, con cuatro partes bien definidas.

1°.- Tiene como ubicación geográfica Galilea. Las opciones de Dios, ciertamente, no coinciden con las nuestras. Si se dejara guiar por nuestros criterios, no parece muy acertada la decisión de Jesús de retirarse a Galilea y comenzar allá su misión. Galilea era considerada tierra pagana, de dudosa religiosidad, la antípoda de Jerusalén, el centro religioso y político local. Lo mismo se decía de Nazaret, con la fama de que no podía salir nada bueno de ella.

 

2°.- Presenta un mensaje de conversión. El comienzo de su predicación Jesús llama a la conversión al Reino de Dios. En medio de las injusticias y opresiones a que vivía sometida la población, Jesús proclama que Dios está presente en medio de ella como Padre, que quiere que los hombres y mujeres se traten como hermanos y hermanas. Y esa es una buena noticia que conlleva reconocimiento de la dignidad de cada persona, que Dios está a su lado y le acompaña. Es la gran novedad que vino a proclamar Jesús.  ¿Hay todavía en el Evangelio algo que pueda ser leído, como algo nuevo y bueno para el hombre y la mujer de nuestros días? Veamos: En el Evangelio de Jesús los creyentes nos encontramos con un Dios desde el que podemos sentir y vivir la vida; con un Dios que despierta nuestra responsabilidad para no desentendernos de los demás; con un Dios que, a pesar de nuestras torpezas, nos da fuerza para defender nuestra libertad sin terminar esclavos de cualquier ídolo; con un Dios que nos ayuda a entrever que el mal, la injusticia y la muerte no tienen la última palabra. ¿Qué decimos nosotros?

 

3°.- Llamamiento. Jesús comienza a hacer un llamamiento personal a aquellos que los eligió como discípulos. Los elige mientras están en su faena diaria, de modo directo. Los elige para que lo sigan en su recorrido por los caminos.  El llamamiento es urgente, es ya, y es radical, dejando todo: redes, barca, familia. Los llama para una misión, para hacerles pescadores de hombres: “Vengan y síganme, les haré pescadores de hombres”.   Aquí está el primer brote de lo que un día será su Iglesia. Aquí se nos manifiesta por vez primera la relación que ha de mantenerse siempre viva entre Jesús y quienes creen en él.

 

El cristiano es, antes que nada, seguidor de Jesucristo. La fe cristiana no es en primer lugar adhesión doctrinal, sino ante todo conducta y vida marcada por nuestra relación de seguimiento a Jesús. “Creer en Jesucristo es vivir su estilo de vida, animados por su Espíritu, colaborando en su proyecto del reino de Dios y cargando con su cruz para compartir su resurrección”. Nuestra tentación es siempre querer ser cristianos sin seguir a Jesús, buscando modos y caminos que no nos comprometen.

 

4°.- La misión. El texto nos refiere cómo Jesús recorre toda Galilea, pueblos y campo, proclamando la buena noticia del Reino y curando todo tipo de enfermedades y dolencias.  Es el Dios que nos reconoce como hijos y quiere que nosotros nos reconozcamos como hermanos. Es el Dios de la vida que cura y acompaña. Lo que le interesa a Dios es que los pobres, los hambrientos y los que lloran, puedan ser más felices.

 

Jesús no enseñó una doctrina a sus seguidores, sino que anunció un acontecimiento. Y este acontecimiento es que Dios está ya actuando en este mundo, invitando a todos a construir un mundo más humano y más justo. Ha llegado el Reino de Dios. La llamada de Jesús era directa: “Sean misericordiosos como su Padre es misericordioso”. Veamos cómo actuaba: era amigo de los pecadores y prostitutas; los últimos eran los primeros; los enfermos eran su punto débil. Los miraba a todos con compasión. Jesús recorría Galilea «proclamando la Buena Nueva del Reino de Dios… y curando a la gente de toda enfermedad y dolencia»

TAREA:

  1. Contemplación. Leamos el Evangelio. Nos detenemos en dos pasajes: a) en el llamado a sus discípulos. Escuchamos su voz, una y otra vez, hasta que resuenen en nosotros las palabras de invitación. b) Contemplemos a Jesús recorriendo los poblados y los campos y cómo era que se relacionaba con la gente.
  2. Examen. Podemos preguntarnos, ¿cómo vemos a los últimos de la sociedad? Corremos el serio peligro de ser muy “correctos”, de vivir muy “religiosamente” pero bastante apartados de la buena noticia que nos vino a traer Jesús.

Motivos para la alegría

La fiesta, la música, la chispa, el éxito,

el acierto, el afecto,

el prestigio, lo entretenido,

las pequeñas comodidades,

un rato en buena compañía,

caer bien,

conocer gente,

tener amigos,

algún gesto de ternura,

un buen libro,

unas risas…

…todo esto, sí.

Pero hay más:

la gratitud, por tantas oportunidades,

los fracasos, que son escuela,

los errores, si nos hacen humildes,

la soledad, porque nunca es completa,

las etapas malas, que siempre terminan,

las batallas internas, porque estamos vivos,

los grandes ideales

que dan sentido a las grandes entregas,

la fe, a las duras y a las maduras,

y tantas historias cotidianas

en las que se gesta lo eterno.

José María Rodríguez Olaizola, S.I

DEL EVANGELIO DE MATEO ( 4: 12-23 )

Al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan, se retiró a Galilea. Dejando Nazaret se estableció en Cafarnaún, junto al lago, en territorio de Zabulón y Neftalí. Así se cumplió lo que había dicho el profeta Isaías: “País de Zabulón y país de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en las tinieblas vio una gran luz. A los que habitaban en tierra de sombras y muerte, una luz les brilló”.

Entonces empezó Jesús a predicar diciendo: – “Conviértanse, porque ya está cerca el Reino de los Cielos”.  Paseando junto al lago de Galilea vio a dos hermanos, Simón, al que llaman Pedro y Andrés, que estaban echando el copo al lago, pues eran pescadores. Les dijo:- “Vengan y síganme, y los haré pescadores de hombres”. Inmediatamente dejaron sus redes y lo siguieron. Y pasando adelante vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron. Recorría toda Galilea enseñando en las sinagogas y proclamando el Evangelio del Reino, curando las enfermedades y dolencias del pueblo.

Compartid

«Haced esto en memoria mía».
Compartid el pan,
el vino y la palabra.

Cuando el fracaso
parezca desmembrarlo todo,
cada persona, cada grupo,
como cuatro caballos al galope tirando del vencido
hacia los cuatro puntos cardinales,

cuando el hastío
vaya plegando cada vida aislada sobre sí misma,
contra su propio rincón, pegadas las espaldas
contra muros enmohecidos,

cuando el rodar de los días
arrastrando confusión, estrépito y consignas,
impida escuchar
el susurro de la ternura
y el pasar de la caricia,

cuando la dicha
te encuentre
y quiera trancar tu puerta
sobre ti mismo,
como se cierra en secreto una caja fuerte,

cuando estalle
la fiesta común
porque cayó una reja
que apresaba la aurora,
amanece más justicia,
y la solidaridad crece,

reuníos y escuchad,
compartid el pan, compartid el vino,
dejad brotar la dicha común y sustancial,
el futuro escondido
en este recuerdo mío
inagotablemente vivo.

 

(Benjamín González Buelta SJ)

Llamada a la amistad

Señor, Tú me llamas por mi nombre
tu evangelio no es un ideal por el que luchar
sino una amistad que Tú deseas.
Me nombras y me pides que te siga.
Siento cómo la ilusión y los miedos me invaden
estoy tentado de mirar a otro lado
pero sé que todo sería vacío
Miro mis redes, mis ocupaciones, mis trabajos.
Pero al pensar en seguirte y estar contigo
todo se me cae de las manos.
Deseo dejarlo todo y caminar contigo
no sé dónde iremos o con quién nos encontraremos
pero estaré contigo y eso me basta. (Javi Montes, sj)

Lo más importante

  • Lo más importante no es
    que yo te busque.
    sino que tú me buscas en todos los caminos (Gen 3, 9);
  • que yo te llame por tu nombre,
    sino que tú tienes el mío tatuado en la palma de tus manos (Is 49, 16);
  • que yo te grite cuando no tengo ni palabra,
    sino que tú gimes en mí con tu grito (Rom 8, 26);
  • que yo tenga proyectos para ti,
    sino que tú me invitas a caminar contigo hacia el futuro (Mc 1, 17);
  • que yo te comprenda,
    sino que tú me comprendes en mi último secreto (1Cor 13, 12);
  • que yo hable de ti con sabiduría,

        sino que tú vives en mí y te expresas            a  tu manera (2Cor 4, 10);

  • que yo te guarde en mi caja de seguridad,
    sino que yo soy una esponja en el fondo de tu océano (EE 335);
  • que yo te ame con todo mi corazón y todas mis fuerzas,
    sino que tú me amas con todo tu corazón y todas tus fuerzas (1Jn 13, 1);
  • que yo trate de animarme, de planificar,
    sino que tu fuego arde dentro de mis huesos (Jer 20, 9).
    Porque, ¿cómo podría yo buscarte, llamarte, amarte…
    si tú no me buscas, llamas y amas primero?
    El silencio agradecido es mi última palabra.
    Y mi mejor manera de encontrarte.

(Benjamín González Buelta sj)

PROFESIÓN DE FE

Creo que Dios es mi Padre,

mi médico, mi libertador

el que lo crea todo para bien,

el que trabaja sin descanso por sus hijos.

 

Creo más que a mis ojos a su Palabra,

Jesús, el Hombre lleno del Espíritu,

que es luz, camino y verdad,

que es agua, pan y vino,

nacido de María,

entregado hasta la muerte,

vivo para siempre junto a Dios.

 

Creo en el Espíritu, el Viento de Dios,

porque lo he visto resplandecer en Jesús

y lo sigo sintiendo en mí y  en la Iglesia.

Por Jesús y por su Espíritu

creo en el perdón, creo en la humanidad,

creo que en la Iglesia está el Espíritu,

creo que la vida es eterna,

y la espero para mí y para todos,

por el poder y la bondad del Padre

manifestada en Jesucristo, nuestro Señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s